La justicia lenta es injusticia

sonja-langford-357

Una murciana paseaba con su perro cuando, de pronto, un burro suelto se topó con ella y le mordió. La mujer acudió al correspondiente Juzgado de instrucción con tan mala suerte de que seis meses después  la Audiencia Provincial anuló la responsabilidad impuesta al dueño del animal por hechos prescritos.

La lentitud de la justicia en la exención de las responsabilidades penales es uno de los motivos que más indignan a los ciudadanos españoles, especialmente ante la corrupción. Solemos achacar esa “pachorra” legal a los jueces, como en el caso del burro desenfrenado. Sin embargo, el verdadero lastre de este servicio público es la escasez de infraestructuras. ¡Pero si hasta hace poco en los Juzgados se cosían los expedientes y se utilizaba papel de calco!

Por tanto, para obtener una justicia ágil y dinámica se deben modernizar los medios y adaptarlos al siglo XXI. Pero para lograrlo es necesaria una voluntad política por parte de los dirigentes, quienes suelen justificar su falta de dedicación por la “escasez de presupuestos”.

Photo by Sonja Langford on Unsplash

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. María dice:

    Buena reflexiòn. Nada más cierto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s