Zumbido mediático

 

mikael-kristenson-26721

Según la RAE, polinización es el paso o tránsito del polen desde el estambre en que se ha producido hasta el pistilo en que ha de germinar.  En España, la danza de las abejas en su constante periplo de flor en flor, es puro swing. Nos referimos a esos insectos con forma humana que garantizan la ‘politización’, -que no polinización-, y que se alimentan de la crisis, de la inestabilidad política, de la falta de transparencia en la gestión económica y, en definitiva, de la quiebra de los valores humanos. Estos bichos se propagan con facilidad y además pican, infectando todo lo que tocan a través del propagandismo mediático y los movimientos de masas. 

La irrupción explosiva de la política en los tribunales (caso ‘Nóos’), en los campos de fútbol (nacionalismos separatistas), en las leyes educativas (LOMCE), en los bancos y Cajas de Ahorro (Bankia), en la salud pública (Ébola) y  en la Iglesia (ley del aborto), -por poner algunos ejemplos-, ha hecho brotar capullos por todas partes, que han generado en la ciudadanía una gran desconfianza hacia todo aquel que maneja dinero público. Además, nadie ve con buenos ojos que el Estado nutra a estos parásitos sociales haciendo uso de una buena parte de sus presupuestos y desatienda otros problemas sociales.

Ha llegado el tiempo de la despolitización, de conseguir un modelo social que proteja la diversidad de valores, respete los límites ideológicos, asegure la transparencia de la gestión pública y proteja a los desfavorecidos. Pero no hay que echar balones fuera porque también nosotros tenemos parte de responsabilidad por el hecho de ser meros espectadores pasivos de este zumbido mediático. Es necesario utilizar buenos insecticidas que eliminen, de una vez por todas, estas moscas cojoneras que politizan todo lo que tocan. 

Photo by Mikael Kristenson on Unsplash

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Manuel Hernández dice:

    Enhorabuena por tu artículo.
    Expones de manera muy gráfica la caida en la valoración que el pueblo llano percibe de sus políticos, como dignos representantes de esos ciudadanos y herramientas para mejorar el bien común.
    Ahora bien, sste descrédito ha dejado a las claras que se debe producir un relevo generacional y ético en esa clase de representantes del pueblo llano, en el cual el servicio a los demás para mejorar la calidad de vida de los españoles sea el único fin que les mueva a presentarse a este maravilloso mundo de la política.
    Como no puede ser de otra manera, a través de la Historia, los populismos y vendedores de baratijas de la política siempre han aparecido con catastróficas consecuencias, cuando se ha producido un desencanto del ciudadanos con sus dirigentes, creándose un caldo de cultivo de desagrado aprovechado por áquellos.
    Pero, cuidado, esa misma Historia ha demostrado que nunca fueron la solución sino el germen de innumerables problemas socioeconómicos y de falta de libertades que vinieron después.

    Me gusta

    1. ¡Gracias por tu opinión, Manuel!

      Has dado en el clavo. Hace falta un relevo generacional, tanto en el ámbito político como en el periodístico. “La sabiduría es hija de la experiencia”, decía da Vinci. Y no se trata de demoler los cimientos del ayer, pero se necesita reemplazar ya a quienes representan el pasado más rancio y desfasado de este país.

      La nueva realidad exige nuevas caras, nuevos impulsos, nuevas ideas. El reto es gigantesco y por eso mismo es el momento de que las dos generaciones aúnen fuerzas para reconstruir los pilares de la sociedad futura.

      Saludos 😉

      Me gusta

  2. Nuria Torres dice:

    Me parece muy acertado lo que dices pero lo considero una utopía. Los jóvenes lo tienen muy difícil. Es imposible que puedan entrar en un partido político y participar en la toma de sus decisiones, al menos en los que ahora forman parte del Parlamento. De ahí el tirón que ejercen los recién formados partidos asamblearios, con los que no estoy en absoluto de acuerdo. Deberían entenderlo así los dirigentes políticos y dejar entrar a las nuevas generaciones porque ellos ya están políticamente muertos.

    Enhorabuena por tu blog.

    Saludos,

    Me gusta

    1. Yo no creo que sea una utopía. Quiero creer que el sistema algún día cambiará y nosotros, los jóvenes, seremos quienes tomen las riendas de nuestro país. Pero, tienes razón en que si los altos mandatarios (las “viejas glorias”) no nos dejan acceder a las instituciones no se podrá producir esa sucesión. Es triste que los ciudadanos tengamos que seguir pagando por sus errores, como lo es también la existencia de nuevas formaciones políticas que nos quieren transportar al pasado. En este punto el progreso sí es una utopía.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s