Detrás del pasamontañas

lasaye-hommes-321336

El uso del anonimato es una forma válida de garantizar la libertad de expresión en los estados democráticos, pues permite votar o expresar libremente una opinión política, literaria o humorística; y para proteger la identidad de los ciudadanos en los estados dictatoriales en los que existe censura y represión política.

Actualmente, Internet se ha convertido en un territorio hostil en donde algunos aprovechan el anonimato para, agazapados tras su seudónimo, lanzar cuchillos virtuales sobre sus víctimas; un instrumento excelente para amenazar, difamar, insultar y lesionar el honor de las personas con total impunidad; el paraíso de los encapuchados: trolls informáticos, detractores políticos, acosadores sexuales, fundamentalistas religiosos…, que propagan demagogias, falsedades e insultos para descargar sus frustraciones y sentirse poderosos. Pero lo que más impresiona es que tras el pasamontañas virtual hay una persona ‘normal’ (amigo, vecino, compañero de trabajo…) que podemos conocer por su nombre y apellido.

Las redes sociales involucionan hacia la Prehistoria en lugar de desarrollar sistemas de convivencia pacífica y defender los valores de una sociedad que ha vivido dos guerras mundiales y los horrores del nazismo. Desear la muerte a alguien o alegrarse de las desgracias ajenas por la simple razón de ser o pensar diferente es un hecho cotidiano al que, por desgracia, nos estamos acostumbrando. 

Prohibir el anonimato en Internet acabaría con los encapuchados virtuales pero se excluirían valiosas opiniones, denuncias y propuestas de aquellos que no quieren o pueden dar su nombre real por el motivo que sea. Probablemente, la solución no esté tanto en la censura como en la educación, que comienza en el entorno familiar y que debe ejemplarizarse en los medios de comunicación. Una sociedad educada es una sociedad que progresa en armonía y civismo, y que permite ganar las batallas de la opinión, la razón y la moral sin necesidad de esconderse detrás del pasamontañas.

Photo by Lasaye Hommes on Unsplash

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Manuel Hdez. dice:

    Es muy grave la cobardía del que se esconde detrás de un nick, vomitando insultos, improperios, amenazas y veleidades quizás consecuencia y causa directa de sus propios complejos y cobardías.
    Pero no sé si es de peor cobardía el callar o silenciar las redes sociales a la población como es el caso comunista de Cuba donde la ciudadanía no puede ni convertirse en portavoz de sí misma, prohibiendoles la internet doméstica y poniendo precios inasumibles a la wifi de pago.
    Ambas posturas son igual de reprobables y execrables.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s