La hipocresía

joseph-pearson-352151

“El humano es hipócrita por geometría. Salvo que la persona sea un loco o un borracho, te pondrá su mejor cara, reservando su derecho a hablar mal cuando te encuentre fuera de su alcance. Sobra decirlo: para el otro, tú eres el hipócrita”- Eduardo Salles.

La hipocresía es el acto de fingir cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen. Podemos ser hipócritas en todos los ámbitos sociales: trabajo, familia, amistades, relaciones sentimentales, etc. En algún momento, cualquier persona ha transmitido una imagen mejorada de los demás -bien elogiando su aspecto físico, sus habilidades intelectuales o riéndole sus chistes- y se ha visto reflejado en cada uno de los vértices del octaedro que describe Salles en el dibujo de arriba.

Aunque en determinadas situaciones, la hipocresía es necesaria en aras a una convivencia armónica, algunas personas abusan de ella hasta el peloteo más vil. Esta conducta no debería ser propia de una sociedad que promueve precisamente valores como la libertad de expresión sin temor a represalias. Expresar una opinión negativa sobre algo, manifestada desde el respeto y de manera constructiva, no debería constituir motivo alguno de exclusión social o incluso de despido. Precisamente, los jefes que no confían en sus cualidades y se sienten incapaces de desarrollar su cargo necesitan que los demás les adulen para sentirse seguros. Y esto se observa tanto en el mundo empresarial como en el político. Respecto a este último, no hay más que ver los telediarios y observar cómo aplauden, ríen y pelotean de forma ridícula a los líderes de los partidos en los Plenos, mítines o en las ruedas de prensa.

Se atribuye a Alfonso Guerra la frase de: “El que se mueve no sale en la foto”. Y tenía razón. En la foto, como en la vida, siempre debes poner tu mejor sonrisa y colocarte en el vértice visible de la hipocresía.

Photo by Joseph Pearson on Unsplash

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Manuel Hdez. dice:

    Gran punto de vista el que arrojas en tu artículo de opinión.
    En el mundo de la política, que no deja de ser el reflejo de la sociedad, no encontrarás hipocresía, sólo Diplomacia. Y es así por suavizarlo un poco porque en la deshumanización de la sociedad, en este mundo en el cual sobran currículums y codazos, la hipocresía es una herramienta más en aras a superar al contrario. Pero convirtámosla en deslealtad con un amigo, infidelidad en tu pareja, traición en las ideas, incoherencia en la forma de actuar en la vida, fingir un status en la vida social… todas son caretas de la misma actitud hipócrita.

    Le gusta a 1 persona

  2. Exacto. Tú precisamente que te mueves por esos lares entiendes perfectamente a qué me refiero. La política siempre ha sido un campo que se presta de manera espeluznante a la hipocresía. Sin embargo, da mucho más miedo cuando el hipócrita termina creyéndose su propio engaño.

    Me gusta

  3. Anónimo dice:

    Bien ar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s