¿Cárcel o impunidad?

ezra-jeffrey-87323
Foto: Ezra Jeffrey 

Artículo publicado en diario El Mundo y Diario de Navarra

Según el país donde se viva, mancillar un símbolo nacional puede significar la cárcel o la impunidad más absoluta. En países como Grecia, Francia, Italia, Portugal, Alemania y Rusia, el ultraje a las banderas, himnos o emblemas nacionales se castiga con penas de prisión y multas. Por el contrario, las leyes de Bélgica y Reino Unido no contemplan este supuesto; el caso más llamativo es el de Estados Unidos, donde quemar la bandera –el símbolo más venerado por los americanos– no se considera un acto ilegal sino una manifestación emanada de la libertad de expresión.

En España, el artículo 543 del Código Penal establece que “las ofensas o ultrajes de palabra, por escrito o de hecho a España, a sus Comunidades Autónomas o a sus símbolos o emblemas, efectuados con publicidad, se castigaran con la pena de multa de siete a doce meses”. La Ley contra la violencia, racismo, xenofobia y la intolerancia en el deporte, del 2007, establece la creación de una Comisión Estatal Antiviolencia para juzgar estos casos, pero no contempla el ultraje a los himnos nacionales. La Ley de Seguridad Ciudadana, recientemente promulgada, trató de fijar una sanción administrativa para las infracciones graves de ofensa o ultrajes a España, sus símbolos y sus instituciones, pero finalmente no llegó a aprobarse.

En el ámbito deportivo, las leyes no contemplan el hecho concreto de pitar al himno o abuchear al rey de España, como sucedió en el Camp Nou, por lo que la Comisión Estatal Antiviolencia va a tener muy difícil argumentar legalmente cualquier tipo de sanción.

En la Final de Copa del 2009 celebrada en el estadio de Mestalla, ocurrió un hecho similar en presencia del Rey Juan Carlos, y tanto el juez Santiago Pedraz como después la Audiencia Nacional no admitieron la querella presentada por la Fundación para la Defensa de la Nación Española e interpretaron que la pitada no constituyó un delito de ultrajes a España y que no se estaba en presencia de una conducta injuriosa en los términos descritos en el Código Penal para con el Jefe del Estado. En palabras de dicho juez “los españoles son libres de pitar al rey y al himno nacional”. Así pues, por el mismo razonamiento, parece ser que los hechos ocurridos en Barcelona podrían no juzgarse según lo establecido en el Código Penal. En el año 2008, Sarkozy resolvió esta cuestión promulgando una ley para acabar con los abucheos, desoyendo la voz de su paisano Voltaire: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Víctor dice:

    Lo de pitar el himno lo veo como libertad de expresion. Aunque pienso que se deberia respetar cualquier himno y bandera. Y si no quieres oir, no vayas a la final de copa del rey… no?

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, pero el fútbol parece estar en otra esfera…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s