Los esclavos del siglo XXI

faustin-tuyambaze-135473

Artículo publicado en El País, XL Semanal y Neupic

La crisis económica ha generado el clima perfecto para la ejecución de prácticas ilegales que se han integrado con normalidad en el mundo laboral entre empresarios y trabajadores: nóminas sin cobrar, horas extras no retribuidas, jornadas perennes, profesores contratados por días, médicos residentes que realizan guardias sin libranza al día siguiente, camareros que no cobran nocturnidad, contratos intermitentes de seis meses, becarios sin ser pagados durante años, prácticas no remuneradas para personas cualificadas, puestos a comisión sin salario fijo, agencias de empleo que perciben cuotas de quienes buscan trabajo, etc. Por desgracia, la lista es interminable.

Una de las argucias laborales más recurrentes consiste en contratar falsos autónomos. La empresa obliga al empleado, sometido a una relación de dependencia, a darse de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos para poder aplicar el despido libre y ahorrarse así los costes en la Seguridad Social. La mayoría acepta por temor a desaprovechar una oportunidad laboral y desconoce su ilegalidad.

Vivimos en el país del “todo vale” y lo peor es que ya nada nos sorprende. España trata a sus trabajadores, especialmente a los más jóvenes, como meros clínex, de usar y tirar. Lejos quedan las conquistas sociales del siglo XX. Asistimos al nacimiento de una nueva clase social que algunos denominan ya el “precariado”: trabajadores frustrados profesionalmente, que desean acceder a toda costa a un puesto de trabajo y mejorar sus condiciones de vida. En esta campaña electoral, se necesitan muchas más propuestas de los líderes políticos para abolir la nueva esclavitud del siglo XXI.

Photo by Faustin Tuyambaze on Unsplash

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lo has clavado y leyendo tu entrada, me acordaba del espectáculo tan brillante que nos dieron ayer en television nuestras emergentes estrellas políticas.
    Por cierto me encanta como te defines en tu perfil, sobre todo por el optimismo que irradias.
    Un saludo.
    Luis.

    Me gusta

    1. ¡Muchísimas gracias por pasarte!

      Sí, fue un auténtico “show”. Hubo en momentos en que tuve que cambiar de canal…

      No sé si irradio el mismo optimismo en mis escritos pero intento mantenerme en pie, que no es poco.

      Saludos 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s