Cuestión de amor propio

ddf7a14db4cf5fd14626a2b5694ab1a7
Fotografía: de sarnold1

Artículo publicado en Diario de Navarra, Diario de Noticias y El Periódico

He sido víctima de acoso escolar durante mi infancia. Me costó mucho dar el paso y hacer pública mi experiencia pero ahora me siento feliz de poder ayudar, desde la página de Facebook Don’t bully, be happy, a otros chicos y chicas que ahora sufren el mismo problema. Recientemente he recibido en privado el siguiente mensaje que me ha emocionado profundamente:

“Ayer tuve una pesadilla. Me encontraba en los vestuarios de mi antiguo colegio, a punto de cambiarme para el entrenamiento de baloncesto que teníamos dos tardes por semana. Las bravuconas de mis compañeras de equipo me increpaban, insultaban y obstaculizaban la puerta de salida. Yo luchaba por salir y gritaba todo el rato: “¡Dejadme en paz!”. Me empujaban entre varias chicas y mi cuerpo era como una bola de billar chocando contra las otras hasta caer en el agujero. En el momento justo en que una de las matonas echaba hacia atrás su pie derecho para coger impulso y propinarme una formidable patada, entró el entrenador y me desperté. ¡Uf, ha sido un mal sueño!

Tengo quince años y sufrí acoso escolar desde los ocho a los doce años, pero no he tenido trauma alguno ni necesidad de acudir a la consulta de un psicólogo. ¿Cuál fue mi secreto? Pensar que las raras eran ellas, no yo. Cuando alguien trataba de minar mi autoestima o mi valía pensaba que algo malo les pasaba en su cabeza para actuar así y sentía lástima por ellas. Era y es una cuestión de amor propio”.

Un maravilloso testimonio que merece toda nuestra admiración. Como dijo una vez Anna Eleanor Roosevelt: “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”.

Photo by Bart LaRue on Unsplash

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Amparo dice:

    Muy valientes las dos:. Enhorabuena por este trabajo que ayuda a tantos chicos y chicas que sufren hasta pensar en el suicidio. Todo cuenta.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias, Amparo!

      Espero poder ayudar, aunque sea difundiendo experiencias y lanzando mensajes positivos, a todas las víctimas de este enorme problema social.

      ¡Se puede salir adelante!

      Me gusta

  2. Concha dice:

    Simplemente BRA-VO

    Le gusta a 1 persona

  3. Diana dice:

    Paulica… Me ha gustado la carta de hoy del DN. Qué valiente eres!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias, prima! De vez en cuando hay que lanzar algunas migas de pan.

      ¡Besicos!

      Me gusta

  4. Jose dice:

    Creo que este es el primer artículo que leo sobre bullying que no se centra solamente en la propia desgracia de la persona que lo padece. Es evidente que se trata de un problema difícil de paliar y que cada caso es diferente. Pero por lo menos aquí se ofrece una posible solución que es la de quererse a uno mismo tal y como es. Por desgracia, no todo el mundo posee esa fortaleza que relatas.

    Buen trabajo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Jose.

      Es verdad que no todas las personas tienen la misma fortaleza, pero creo que es ahí donde se debe trabajar.

      Saludos 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s