¿Lágrimas de cocodrilo? Ya nos gustaría…

Estaba yo tranquilamente sentada en el sofá de mi casa, con el periódico delante, cuando de repente leo el siguiente titular: “Breivik: Reconozco los actos, pero fue en defensa propia” A continuación observo una tira de fotografías del asesino en tres momentos diferentes de la primera sesión del juicio. En la primera, con el brazo…