Detrás del pasamontañas

Internet se ha convertido en un territorio hostil en donde algunos aprovechan el anonimato para, agazapados tras su seudónimo, lanzar cuchillos virtuales sobre sus víctimas.